Rompecabezas de Palabras.


Luz Divina Trujillo

Noviembre 2, de  2019

POR QUÉ Y PARA QUÉ.

Los niños se apropian de la lógica alfabética de nuestro sistema de escritura a través de un proceso, que no tiene una duración prescrita, ni un inicio determinado de acuerdo a edades, y mucho menos sabemos que los impulsa a insertarse en el mundo de la escritura y la lectura, qué es eso que los sostiene en su deseo de leer, los entusiasme.   Somos simples observadores, aprendices en medio de sus expresiones múltiples.

Desde que Emilia Ferreiro hizo de este asunto su objeto de estudio y aportó su visión sobre cómo se da este suceso tan importante en la vida de los niños, se ha vivido el reto docente de replantear nuestras didácticas al respecto que devienen de inicios del siglo pasado.  Las propuestas surgidas son diversas, cuya intención es situar a los niños en contextos alfabetizadores que movilicen sus hipótesis. ¿Estamos haciéndolo bien? No lo sabemos, urge más investigación, reflexionar las experiencias y seguirlas re-inventando, con la única certeza, que siempre habrá algo más que hacer, porque la subjetividad infantil (y la nuestra) es espacio infinito por explorar.

Desde este reconocimiento, al diseñar estos ejercicios y aplicarlos, la finalidad consiste en provocar la reflexión en los niños sobre lo que es leer y escribir, movilizando sus ideas.  La pretensión es situarlos frente a sílabas desarmadas que al reacomodarlas, dirán algo, así leerán la representación de como llaman a un objeto, la podrán escribir, y volver a leer.

Dada la exigencia, para realizar esta tarea, necesitan tener información sobre las letras, esa que todo método aporta, (y que no tiene que dominar), solo saber que de alguna parte han surgido y que ahora tendrán una función entre lúdica-desafiante, pues tendrán que recurrir a esos juegos silábicos que tal vez en su presentación no tuvieron sentido, pero ahora necesitará para re-armar las palabras solicitadas.

De este modo, los “rompecabezas de palabras” ayudan a consolidar procesos de aprendizaje, respetado y desafiando a la vez, los procesos de evolución de la lengua escrita en que se encuentre cada niño.

 

 1.- RAZONES DIDÁCTICAS:

  •  Que sea un grupo de palabras perteneciente a un campo semántico, permite a los niños centrarse en cuerpo de ideas que alienta procesos de significación tan necesarios en la lectura. Desde este tipo de ejercicios vamos garantizando que un acto lectura cobre sentido personal al dejar a los niños “idear” pensamientos más allá de la demanda escolar del acto de leer.
  • La reflexión sobre la fragmentación de las palabras en golpes de voz (sílabas de todo tipo) al nombrar diversos grupos de objetos y observar sus nombres escritos separados con la consigna de reunirlos, ayudará a los niños situarse frente a una escritura convencional después de haberla organizado adecuadamente.
  • Se le coloca frente a un desafío intelectual. Si el niño tiene frente a sí el dibujo de una “crayola”, y mira tres pedacitos “yo” “cra”  “la”, tendrá que discernir cuál es cuál, tiene el reto de aplicar lo que sabe y moverse hacia lo que aún no consolida, de esta forma, primero buscará y encontrará las sílabas conocidas y por lógica, sabrá cuál es la “cra”.
  • Los niños presilábicos frente a este tipo de ejercicio, harán un análisis fonológico a los niños presilábicos, pues movilizarán las hipótesis de cantidad y variedad, sobre el tamaño del referente, que como sabemos, son ajenas al sistema alfabético de nuestra escritura.
  • Si este ejercicio, lo realizan niños que responde a la hipótesis silábica (una letra por cada golpe de voz oral), se verá en la exigencia de usar las en su estructura formal, apreciando que esos golpes de voz, se conforman de más de dos letras dependiendo del tipo de sílaba en cuestión.
  • Los niños son alfabéticos, al armar estas palabras, se verán favorecidos sus procesos de consolidación de sus aprendizajes, pues les permite interactuar con todo tipo de sílaba, reconocer la ortografía, leer, etc.
  • Por último, este tipo de ejercicios no tiene que ser un paso a paso para todos de la misma manera, ya que un niño alfabético, no tiene que hacer muchos rompecabezas, todo dependerá de su progreso. Pero un niño presilábico sin tendrá que realizar la mayoría, pues le ayudan a mover sus hipótesis, mientras que los niños silábicos harán los que necesiten. Como siempre, son los progresos de cada niño los que definen lo que sigue por hacer.

 

 2.-MATERIAL:

  • Hoja recortable donde aparece 10 tarjetas, cada una con un dibujo y su palabra dividida en sílabas. Estas 10 palabras deben pertenecer a un campo semántico para ayudar a los niños a situarse en cuerpo de ideas que facilite su colocación e ideación de imágenes personales que les ayuden a pensar y situarse.
  • Hoja para pegar los dibujos y las sílabas armando la palabra.
  • Hoja para copiar las palabras (puede ser en el cuaderno).

Se cuenta con una docena de rompecabezas, los primeros con sílabas directas de preferencia, hasta los más complejos al contar todo tipo de sílabas, en especial las trabadas.

3.-PROCEDIMIENTO:

 1º Reconocer los objetos que conforman el campo semántico:

  • Observar la hoja recortable y nombrar las imágenes hasta estar seguros de que los niños las conocen.
  • Palmear cada palabra y ayudar al niño a reconocer que cantidad encontrada corresponde al número de pedacitos de la palabra en la tarjeta seleccionada.

 2º Seleccionar una tarjeta y proceder al recortado:

  • Colocar el dibujo en la hoja para el pegado en la zona establecida para ello.
  • Con el palmeo, se identifica el orden de las sílabas. Si fuese gusano, se le pregunta, ¿Tenemos una “gu”, ¿Cuál es?, el niño la busca y si no se acuerda, puede asomarse a los juegos silábicos con el que cuente y localizarla.
  • Preceder de la misma forma con el resto de sílabas, hasta terminar el armado de la palabra.
  • Se puede hacer un rompecabezas a la par con los niños, hasta hacer solo una, dejándolos solos con el resto. Cuidar que sea ordenado, que se las coloque sobre la línea y lo más juntas posibles.

 3º Leer las palabras armadas y escribir.

  • En hojas preparadas con este fin, insistir en su copiado textual.
  • Dibujar y copiar en sus cuadernos.

A continuación se presentan algunos ROMPECABEZAS, que van en orden progresivo por su dificultad, ya que en los primeros predominan sílabas directas, se avanza con sílabas más complejas hasta trabajar con todo tipo de combinación de grafías.

Como siempre, dependiendo del progreso de los niños, se define la cantidad de rompecabezas que harán. Algunos hacen la mitad y pueden pasar a lo que siga, pero habrá otros que necesitarán la mayoría o más que esto.  Se trata de reconocer sus necesidades de reconocimiento, asimilación y acomodación (como nos dice Piaget) en este proceso de colocación ante un legado social, un “contenido básico imprescindible” de acuerdo a César Coll (http://redie.uabc.mx/vol8no1/contenido-coll.html)

Con cliquear la liga, se abrirá el archivo.

  1. Rompecabezas de palabras de animales. 1-Palabras_desarmadas_ Animales
  2. Rompecabezas de palabras de diversos objetos. 2-Palabras_desarmadas_ diver-objetos
  3. Rompecabezas de palabras de juguetes.3-Palabras_desarmadas_ juguetes
  4. Rompecabezas de palabras de golosinas.4-Palabras_desarmadas_golosinas
  5. Rompecabezas de palabras de frutas. 5-Palabras_desarmadas_frutas
  6. Rompecabezas de palabras de objetos de una casa. 6-Palabras_desarmadas_objetos-casa
  7. Rompecabezas de palabras de verduras. 7-Palabras_desarmadas_verduras
  8. Rompecabezas de palabras de comidas. 8-Palabras_desarmadas_comidas
  9. Rompecabeza de palabras de ropa. 9-Palabras_desarmadas_ropa
  10. Rompecabezas de palabras de objetos de la cocina. 10-Palabras_desarmadas_cocina
  11. Rompecabezas de palabras de insectos. 11-Palabras_desarmadas_ insectos
  12. Rompecabezas de palabras de aves. 12-Palabras_desarmadas_aves
  13. Rompecabezas de palabras trabadas con “l” 13-Palabras_desarmadas_trab_l
  14. Rompecabezas de palabras trabadas con “r” 14-Palabras_desarmadas_trab_r

Espero sean de utilidad para quien los necesite.