Leer y escribir en primer grado. Aprendizajes claves en un entorno social que nos los favorece.


 

Luz Divina Trujillo

1 de octubre de 2018

 

Ya a cinco semanas de trabajo en el primer grado de la escuela primaria José Clemente Orozco, grupo que se fue conformando poco a poco, y cuenta ahora con 29 niños; es tiempo de reflexionar los procesos formativos que se van impulsando y los que se van logrando, porque debemos tener claro, que una es la intención pedagógica y otra es la realidad que se vive, y no siempre coinciden.  Cada grupo y docente viven una realidad única, por lo que nada puede manejar en forma estandarizada, ni por decretos.

Por el momento, sólo quiero compartir algunas muestras de escritura, y dejar ancladas algunas preguntas que pienso explorar en un escrito más adelante.  He puesto las iniciales de los niños, (en otros años no me había preocupado por ello, pero en esta ocasión, cuidaré este detalle previendo cualquier problema).

Bien, de los 29 niños, le cuento que la mayoría está como E.V. y F.G. Son presilábicos (cantidad y repertorio constante, cantidad constante y repertorio variable) y en estas cinco semanas han logrado una mejor escritura, usan más letras, reconocen la  idea de escribir, de leer, dejaron de escribir de derecha a izquierda y cuando copian alguna palabra, se entiende, así han tenido sorprendentes movimientos  aunque  siguen en el nivel presilábico.

Tenemos solo tres casos como como R.L.D., quienes ya están saliendo del nivel presilábico para situarse en el nivel silábico.

Y tengo tres casos especiales, E.A., J.S., y A.J., quienes, se van moviendo del dibujo, la pseudografía a la letra, en estas cinco semanas, puedo decir, que están como recibí a la mayoría, por lo que aprendizaje, movimiento conceptual, se va dando, no es momento de preocuparse aún, tenemos tiempo.

 

 

Como podemos notar, todos han progresado, vamos avanzando… y eso me anima, pero tengo preguntas:

¿Por qué este ciclo escolar no encuentro a ningún niño silábico y menos alfabético?  Ha sido una sorpresa para mí, el año pasado estuve ocupada en segundo grado, y veo cómo en un año se ha movido la realidad.

Será ¿Qué los niños ya no ven actos de escritura y lectura como antes? ¿Influye la tecnología? Ahora las personas letradas, usan los móviles para testear, y el niño ve mover dedos en un aparato usando imágenes, símbolos, un ahorro  de letras ¿esto estará modificando la concepción de escribir, de leer en los niños?

Estoy sorprendida… ¿Qué pensará Emilia Ferreiro de esta esta nueva realidad?  Bueno, a pensar y escribir, que el desafío para los maestros de primer grado, se está volviendo insólito, sin querer alarmar a nadie, pero este aprendizaje clave no encuentra un contexto propicia para ser instalada.  Bueno, son ideas…

Hemos trabajado mucho, ya quedaron introducidas las vocales y vamos iniciando con las consonantes.