Explorando formas de enseñanza de los grafemas vocálicos.


Luz Divina Trujillo

Septiembre 16 de 2019

file6-2-e1568620065599.jpeg

 

Este no será el espacio para hablar del proceso de apropiación de estos grafemas por parte de los niños que ingresan al primer grado, pues éste, se desarrolló en un escrito hace tres años, que aunque sé amerita  una revisión dado lo último que he realizado, aun concuerdo con lo ahí planteado. A reserva de reestructurarlo con las nuevas experiencias, lo pongo a consideración en: https://meditacioneseducativas.wordpress.com/2016/09/22/la-ensenanza-de-los-grafemas-vocalicos/ (que al mudarlo al blog actual, pasó sin los recursos, así que tengo la tarea de actualizarlo en el nuevo espacio)

Aquí solo plantearé el proceso didáctico que he venido construyendo los últimos cinco años, al privilegiar un trabajo por campos semánticos para acercar a los niños al reconocimiento de estos grafemas llamados vocales.  Para este fin, he recogido en un promedio de 70 tarjetas la representación de objetos de la realidad que inician con estos sonidos tan claros y peculiares de nuestra lengua y así, trabajarlos en el aula.

Las tarjetas, permiten evocar los nombres de diversos “objetos”, algunos habituales, cotidianos, otros no tanto, hasta los más extraños para los niños.  Al ser un número considerable, permite diversos agrupamientos semánticos: objetos, alimentos, animales, etc., en especial con los fonemas /a/, y /e/, pero no sucede así para el resto de las vocales por existir menos objetos representados por éstas, por ello, en este caso, los agrupamientos se hacen por sonido.

Se aclara que usar las tarjetas no es la única manera de ayudar a los niños a evocar y resaltar estos sonidos de nuestro lenguaje, pueden existir otras como la manipulación de objetos reales si existen las condiciones, o  utilizando la tecnología;  la diversidad de formas no está en discusión, todas son bienvenidas, lo que sí importa es utilizar recursos para ayudar a los niños a poner en primer plano de su conciencia, la presencia de estos sonidos que necesitan ser diferenciados y aprendidos en el modo convencional de escribirlos.

Lo importante es tener claridad en la intención didáctica, argumentar el por qué del cómo personal, ese que nos es propicio a cada uno, dada nuestra experiencia y formación, cualidades y aptitudes.  Bajo esta premisa, en esta ocasión, comparto mi forma de enseñarlas, tratando de explicar las razones que me hacen trabajar así, y donde invierto un promedio de tres semanas, dependiendo de los niños y su avance en otras áreas (pues no concluyo el nombre, -que es un trabajo del todo año como ya expliqué-, cuando ya estoy iniciando con esta experiencia de aprendizaje.

I. Razones didácticas:

1º Con este conjunto de tarjetas se pueden evocar sonidos específicos de “algos” conocidos y desconocidos por los niños.  Es asombroso, ver el número limitado de palabras conocidas por ellos, de tal manera, que usar estas tarjetas les plantea un doble desafío, por un lado, les permite integrar a su vocabulario nuevas palabras, enriquecerlo, aprendizaje que favorecerá más adelante los procesos de significación en el acto de leer.  Por otro lado, les ayuda a ejercitar su memoria semántica, se estimulan sus recuerdos, pueden construir otros a partir de las narraciones de los niños, que los sitúan frente “algos” que no conocían, pero otros niños sí, aumentando sus procesos de significación.

2º Que sea un número elevado de palabras, permite un trabajo variado. Por ejemplo, al agruparlas desde diferentes criterios estimula el desarrollo de operaciones mentales; los agrupamientos y des-agrupamientos dan lugar a diferentes análisis cualitativos y cuantitativos que favorecen la construcción del concepto de número.

3º La cantidad de tarjetas, los colocan ante la experiencia de situarse en su límite de conocimiento, por ejemplo si son treinta tarjetas ellos viven el reto de manejarlas todas en medio de preguntas como: ¿Cuáles puedes nombrar? ¿Sabes qué son? ¿De dónde los conoces? Y vivir esta experiencia de diferenciar lo que sabe, de lo que no, le permite situarse ante su falta, y le invita a ampliar su conocimiento, que será producto de su auto-disciplina para memorizar la mayor cantidad de lo ahí representado.

4º Trabajar las palabras agrupadas por campos semánticos, favorece la concentración de la mente infantil, tan abierta todo; al establecer criterios de agrupamiento, se le ayuda a concentrarse y a ejercitar un esfuerzo intelectual de buscar, ordenar, agrupar el mundo a su alrededor, desarrollando procesos de atención que fortalecen sus habilidades para el aprendizaje.

5º La identificación y pronunciación de los cinco sonidos vocálicos, implica aprender el uso adecuado del aparato fonológico, como abrir la boca plena para el sonido /a/, la ligera  posición  horizontal de los labios para /e/, más marcada para el sonido /i/,  el singular modo redondo de las labios para la /o/ y más acentuado de /u/.  La adecuada pronunciación de estos peculiares sonidos habitualmente llamamos vocales les ayuda a consolidar los movimientos de su boca, la posición de la lengua, que serán más exigentes cuando se avance con las consonantes, que exige posiciones más complejas del aparato fono-articulador.

6º Trabajar con la pronunciación adecuada de los sonidos vocálicos y ubicarlos al inicio del conjunto amplio de tarjetas, y observar y realizar actos de escritura de los mismos, les permite comprender que esos sonidos tienen una escritura convencional que necesita aprender para moverse de su escritura subjetiva a la convencional.

7º Este trabajo necesita vivirse como un “acercamiento”, esto es, que las vocales no tienen que ser memorizadas hasta verlo como un aprendizaje terminado para pasar al siguiente, no tienen que ser aprendidas a cabalidad para continuar.  Con las actividades que se proponen, solo se tiene la finalidad de informar a los niños de la presencia de estos grafemas y como tal queda registrada como experiencia de aprendizaje, que se continuará fortaleciendo con los procesos de enseñanza de las consonantes.  Esto se puede comprender desde el concepto de “plasticidad cerebral”, desde el cual podemos comprender que el cerebro trabaja por la construcción de procesos neurales integradores para apropiarse de algo, la experiencia que se tiene, se usa para construir otras, por eso, la consolidación se da dependiendo de la riqueza de experiencias que vivan los niños, nunca de nosotros, quienes solo tenemos que garantizar las condiciones para que los niños pongan en juegos todos sus recursos, vivirán su esfuerzo en la medida en que todo sigue avanzando, todo inicia y termina cuando el niño finalmente asimila y acomoda la información que necesita para continuar, el tiempo es de él finalmente.

II. Proceso didáctico:

Los grafemas vocálicos se abordan de uno por uno, de preferencia en orden vocálico habitual. En la narración, se irán colocando ligas entre paréntesis, que al cliquear llevará a algunos ejercicios como ejemplo.

Primer bloque de actividades: La presentación de los grafemas a, e, i, o, u.

Después crear el ambiente, algo que todos sabemos hacer, como partir de una canción, de un dibujo, de un cuento, etc., que finalmente depende de nuestros estilos personales de docencia y que hay que respetar.

  • Situados en la tarea, se colocan la mayor cantidad posible de tarjetas que inician con la letra “a” iniciar cuando menos con una tarjeta por niño, (Tarjetas_vocales-A_pizarrón ) quienes las observan, las comentan y las van colocando en el pizarrón.
  • Colocadas se termina de insertar el resto e iniciamos un proceso de aprendizaje de reconocimiento y memorización hasta identificar cuando menos el 50% de ellas por los niños, sabemos que en esto se da una gran variedad y es necesario respetar a quien puede con todas, como quien se mueven en un mínimo, lo importante es la exigencia que los sitúa en un reto posible.

IMG_1485

 

  • Reconocidas, se les solicitan agrupamientos: reconoce los juguetes, los alimentos, animales, etc. y es importante agrupar por análisis silábicos, cuando menos reconociendo palabras cortas (dos o tres sílabas) y largas (más de tres), que permite a los niños introducirse a los aspectos sonoros del habla silábico a partir de palmadas, cuantos dedos, o en lo que se decida apoyar para el conteo.
  • A la par de lo anterior, se realizan ejercicios de escritura en su cuaderno, de visualización coloreando, copiado de algunas palabras, etc. Diseñé ejercicios en forma de mandalas para cada vocal, aquí aparece el dibujo con el nombre, y pueden iniciar actos de escritura, que pueden iniciarse por un lado en el salón y el lado posterior, como tareas. Ejemplo ( vocal_a_Mandalas-ejemplo).

Lo anterior, por su inicio, puede llevarse hasta tres días, pero al trabajar con la letra “e” (Tarjetas_vocal-E-pizarrón) (vocal_e_Mandalas), que se trabaja del mismo modo, la cantidad de tarjetas lo favorece, y debido al camino ya aprendido, el tiempo invertido se va reduciendo.

Terminada con la letra “e”, abre la posibilidad de abordar los dos grafemas juntos, que invita a reunir ambos grupos de tarjetas, ampliar la formación de los campos semánticos e introducir la formación de grupos por el sonido, hacerles separar en dos grandes grupos, las que inician con “a”, las que inician con “e”, que introduce a la forma de presentación del resto de las vocales.

  • Para informar sobre la letra “i” (Tarjetas_Vocal-i-pizarrón) (vocal_i_Mandalas), vemos a niños más familiarizados con el ejercicio de reconocer y memorizar un conjunto de tarjetas, ya tiene experiencia en agrupar y desagrupar por campos semánticos y sonido. En esta ocasión, por ser menor la cantidad de tarjetas, solo es posible agrupar por palabras cortas y palabras largas con el método de las palmadas.

Pero ahora, ya se cuenta con tres grafemas, y es posible presentar el total de tarjetas acumuladas y clasificarlas por su sonido inicial.  Esto se hace, repartiendo las tarjetas a los niños y ellos pasarán a colocarlas donde corresponda, quedando visible en el pizarrón esos tres grandes grupos de tarjetas organizadas por el sonido de inicio.

Llegado a este punto, el trabajo es con el total de las tarjetas.  Se las damos a los niños, les tocaran siempre más de una,   y tendrán que pensar de cual se trata y de colocarla adecuadamente en la vocal que corresponda dada su inicio, lo que favorece la relación sonido y su representación convencional, y con este ejercicio integrador, se termina el proceso de presentarlas.   En este momento los niños saben que las vocales se encuentran a inicio de las palabras, cómo se escriben, cómo se leen.

Segundo bloque de actividades: El uso del juego vocálico.

Los niños hasta aquí, ya están frente al juego vocálico y nos da la oportunidad de realizar algunos ejercicios que les permiten avanzar en la consolidación del aprendizaje, para ellos se les coloca frente a cuatro actividades:

1.- Ejercicios de clasificación de palabras por grafema vocálico. (Vocales-colocar en su lugar-1-2 ) ( vocales_colocar-tiras-dibujo-nombre) Con estos ejercicios, se les colocan frente al dibujo y su nombre, por lo que viven actos de lectura guiados por el dibujo, pero teniendo claro, el grafema (sonido y escritura convencional) que ineludiblemente ahí le corresponde ir, que lo lleva a la idea de la escritura convencional, y ayuda más adelante en su paso por el nivel conceptual “silábico”, es decir, cuando usa una letra por sílaba, así veremos, que si le dictamos pizarrón, el niño puede llegar a escribir “i a o” usando con mucha claridad las vocales, lo cual es excelente para su proceso.

IMG_1541

2.- Copiado de algunas palabras ( vocales-lectura-escritura).  Este tipo de ejercicios, les permite un ejercicio de copiado donde aprecia el orden de las letras, su forma, y las diferencia que hay entre ellas, que favorece de ya, su proceso de conceptualización de la lengua escrita.

3.- Vocales como adorno del salón, o de la pared de su cuarto: “El jardín de las vocales” Para realizar este ejercicio, se utilizan las cinco vocales, las cuales ocupan el centro de la flor, y como pétalos, la selección de cinco tarjetas que conformen un campo semántico de preferencia que inicie con la misma (Vocales-flor-campo-semantico) Terminan con la elaboración de las cinco flores y dos ejercicios de escritura de sus nombres.

4

4.- Librito de vocales (Vocales_libritode48palabras) cuya realización permite concentrar los esfuerzos realizados hasta el momento, y se queda como un cuadernillo del cual podemos derivar algunos ejercicios por campos semánticos (Vocales_librito-3-ejercicios ), pedirles que  lean las palabras con “u”, con “a”, etc. que escriban escriban cantidad adecuada de ellos en su cuaderno, 10 por ejemplo.  Se trata de hacerlos explorar el “librito” para consolidar su aprendizaje.

III. Consideraciones finales:

Como puede apreciarse, se ofrece una experiencia amplia, que dependiendo de las necesidades de los niños se pone en vida o no.   A veces recibimos grupos algo alejados de lo esperado, y el diagnóstico va determinando lo que podemos hacer o no.  Lo importante es crear un ambiente de aprendizaje que propicie un recorrido que fortalezca sus cualidades y aptitudes en la medida en que lo necesita, así, el niño que ya sabe algo de este contenido, consolida y formaliza procesos, en cambio el niño, ajeno a este conocimiento, tiene la oportunidad de iniciar y sostenerse en una experiencia que le sitúa en el reto de aprender a leer y escribir.  Por tanto, lo que se presenta es una estrategia incluyente, solidaria y atenta a las necesidades de los niños.

En mi caso, el primer bloque siempre lo aplico, pero el segundo no todo, depende del tiempo, del proceso de los niños, pues tal vez no necesiten hacer los cuatro ejercicios de consolidación.  Siempre las necesidades de los niños son un faro de luz que nos orienta en la didáctica.

Por lo general, no se dura más de tres semanas en este trabajo, que es casi simultáneo con el nombre propio.  Esta forma de trabajo, es el resultado de experiencias didácticas a partir del ciclo escolar 2014-2015 y que cada ciclo escolar se ha ido enriqueciendo, mi última vivencia al respecto, fue el ciclo escolar pasado.

¿Por qué he procedido así? Los grupos que he atendido, han llegado en su mayoría con un nivel presilábico, por tanto, la tarea inicial es moverlos de ese nivel, y abordar de este manera la relación fonema-grafía, les ayuda a comprender que los sonidos que usamos para comunicarnos en forma oral, también se representan en lo que llamamos escritura, así cuando inicio con el proceso, se ven estas formas de escritura:

esc-antes-vocales

Y cuando vamos en las actividades de consolidación, se aprecian cambios en sus escrituras, tienen más repertorio de letras, más claridad en sus trazos, y aunque aún no se nota se llegan a reconocer los aspectos sonoros del habla, existe un movimiento en el mismo nivel conceptual del presilábico.  Veamos algunas las escrituras de los mismos niños al finalizar las actividades.

esc-después-vocales

Por tanto, la razón principal de trabajar de esta manera, conlleva tener clara la necesidad de respetar su proceso conceptual y estimular su movimiento para facilitarle este duro proceso de aprender a leer y escribir con la calidad que hoy día se necesita.

Por último, me disculpo por la extensión, se de la importancia que tiene hacer esto muy didáctico, muy concreto, pero como una vez leí, lo más concreto, resulta ser lo más abstracto, es decir, ahí, hay tanta realidad condensada, que hacerla palabra, comunicarla, exige cierta elaboración, por tanto, la extensión ya no depende del deseo, sino de las misma necesidad de compartirla.

Y concluyo. Esta es mi forma de trabajar la enseñanza de la vocales, y me encantaría conocer experiencias didácticas de otros profesores, pues es bueno alejarse de nuestra programación parametral (diría Hugo Zemelman), de enseñar por grafema, es decir, esos métodos de letra por letra, de esos hay muchos, y que urge revisar a la luz de la infancia de nuestros días, una generación que es muy distinta a aquella a la que respondía a la didáctica de hace 50 años o más.  Hay que pensar que estamos frente a la generación llamada “Z”, y los desafíos didácticos que nos imponen, no son menores, pues el tiempo que les tocará vivir como adultos les demandará aprendizajes aún inéditos para nosotros, quienes se supone, los preparamos para ese futuro aún en su propia sombra.

Dibujo_LuzDivina